DOS PASOS DECISIVOS

dospasosdecisivosEstamos compartiendo cómo hacer un buen discipulado, no solo con la Palabra, sino con la liturgia y los sacramentos, que nos ocupan la mayor parte de nuestro tiempo. Ciertamente, la clave está en hacer bien los dos primeros pasos: prepararnos y preparar.

En el prepararnos, nos encontraremos con Jesús, lograremos unirnos más a Él, llenarnos de su gracia, y sintonizar con sus sentimientos y dinamismo para ir con Él a celebrar esa Eucaristía, o ese bautismo, u otro servicio sacramental. En el preparar lograremos alimentarnos nosotros mismos de la Palabra que vamos a anunciar, o de los dones de Dios que vamos a llevar, dispondremos mejor los elementos que vamos a utilizar y aseguraremos una mejor celebración.

Con estos dos pasos, Jesús avivará nuestra caridad pastoral y recobraremos el entusiasmo para ir a confesar, o a visitar un enfermo, a celebrar mejor cada sacramento y a ayudar a que los hermanos que lo reciban saquen mayor provecho.

La caridad pastoral, la motivación y la convicción, mueven el corazón para dar tiempo a eso más importante y útil: prepararnos y preparar cada actividad ministerial.  No podremos hacer la cantidad de actividades que ya llenan nuestro tiempo. Pero haremos las principales de nuestro ministerio y con mayores frutos. ¿Verdad?

Vale la pena compartir con otros hermanos sobre lo que más les sirve para prepararse y preparar los sacramentos. ¡Hagámoslo en estos días!

Julio