NOS SIRVE A TODOS

rostroconjovenSon diversas las situaciones que está generando esta pandemia en los sacerdotes. Lo que más nos duele son las dificultades para realizar nuestro trabajo pastoral, aunque con mucha creatividad se utilicen medios virtuales y otras formas para prestar algunos servicios. No es fácil aceptar estas limitaciones que nos desubican en nuestro quehacer diario.

Siendo muy importante considerar lo anterior, lo que está más en el fondo y lo que más preocupa es la crisis, pequeña o grande, que se genera en la persona del sacerdote. En algunos se percibe desánimo; en otros, tristeza y soledad; en otros, inquietud, ansiedad y un cierto desequilibrio emocional. Dios quiera que sean pocos los que vivan ahora una desmotivación vocacional. Confiamos en que son muchos los que afrontan de manera renovada esta crisis de pandemia y se mantienen en paz, creciendo al llevar la cruz que genera esta situación. ¿Qué les sirve a ellos para superar la crisis y para sacar provecho de ella?

En parte, les ayuda el ocupar bien su tiempo en actividades formativas interesantes (lecturas, estudio, cursos, etc), en hacer el ejercicio físico adecuado y en realizar otras actividades útiles a su persona. Ante todo, les sirve muchísimo el dedicar tiempo y corazón al encuentro con Dios y a utilizar otros medios de crecimiento espiritual. Esto les da luz y fortaleza para encontrar el sentido a la vida, a la vocación, al ministerio y a las dificultades que se presentan. Además, en estas circunstancias, ayuda mucho la voz del hermano que, en conversación telefónica, nos anima y acompaña. O la conversación que nosotros hacemos con otro hermano sacerdote.

Lo que más nos sirve a todos es el amor del Buen Pastor, quien nos llena el corazón con su caridad pastoral para amar en las buenas y en las malas, cuando todas las circunstancias son favorables y cuando se presentan las dificultades serias que nos reclaman sufrir amando. Por amor a Jesús y con el amor que Él nos da, afrontamos y superamos bien las dificultades y las crisis que genera esta pandemia en la vida y ministerio de los sacerdotes. ¿Verdad? Adelante, con más caridad pastoral en el corazón. Conversemos un rato con Jesús sobre este tema.

Julio