OTRO PLACER - Clero Hoy 448

CLERO HOY
Febrero 11 de 2021                          N° 448  
Las noticias eclesiales más importantes para del clero
y otras propuestas para nuestra vida y ministerio pastoral.

En CLERO HOY, 448

¡Hola Amigo!

OTRO PLACER

Nuestra Familia de Pastores 

Interesante 

  • “PATRIS CORDE”: una carta que puede aportar mucho nuestro ministerio sacerdotal.
  • Te invitamos a participar en el Boletín Clero Hoy.     

Ayer, Hoy y Mañana

En la Iglesia Universal

En América Latina

Para nuestra pastoral

Para nuestra próxima homilía dominical

  • Marcos 1, 40-45. EL PRIMER MISIONERO DE JESÚS: La curación de un leproso.
  • Para compartir con nuestra comunidad

Para estos días

  • 17 de febrero: Miércoles de ceniza: Mensaje del Papa Francisco para la cuaresma 2021. 

Intención Misionera

  • Intensión misionera de febrero: “Recemos por las mujeres que son víctimas de la violencia, para que sean protegidas por la sociedad y para que su sufrimiento sea considerado y escuchado.”
¡Hola Amigo!

OTRO PLACER

Todos andamos metidos en el internet. La Iglesia ha manifestado mucho aprecio por él y ha señalado las posibilidades que en el internet descubre para globalizar la evangelización. Por ello, no solo nos recomienda usarlo prudentemente, sino actuar como evangelizadores a través de él. Este planeta digital es el primer areópago para la evangelización.
Sin embargo, la Iglesia, también, nos alerta sobre peligros reales que vienen con diversos elementos transmitidos por internet: consumismo, pornografía, fantasías violentas y aislamiento patológico.
Pensemos en uno de esos riesgos. Es una pesada cadena que esclaviza, cada vez, más a algunos hermanos que buscan el placer personal y lo encuentran en páginas o programas de pornografía. Después, esas imágenes eróticas no se apartan de su mente y de su corazón, se representan o reviven ante personas o ante circunstancias parecidas a las de esas experiencias. Es la memoria afectiva la que sigue haciendo presente esas imágenes y creando el deseo, y casi la necesidad, de repetir esas experiencias de placer. ¿Quién es capaz de quitar las imágenes, recuerdos, experiencias de placer conseguidos por jóvenes y mayores con el celular, el computador, o la televisión?
Hay terapias sicológicas que le pueden ayudar un poco. Pero, es tan profundo el daño causado, que solo Dios es capaz de sanar y restaurar bien la persona.
Podemos ayudar a ese hermano haciéndole sentir el amor de Dios para que crezca su confianza en Él y aproveche la ayuda que Él le ofrece.  Hay que ofrecerles una ayuda pastoral integral. Y, dentro de ella, a muchos les sirve dedicar unos minutos cada día para hacer cuatro cosas: dar gracias a Dios por su amor; pedirle que lo purifique en su mente y en su vida; pedirle que lo fortalezca para afrontar las tentaciones y para realizar sus valores; y abrir el corazón para que Dios lo siga llenando con su amor misericordioso. Después de unas semanas, se nota el efecto sanador de la acción amorosa de Dios. Ayudémoslos.

Julio
 

NUESTRA FAMILIA DE PASTORES

ORAMOS por ,los Servidores del Clero. Para que, en medio de este servicio, se conviertan en referentes de alegría al estar al servicio de los sacerdotes, los Alter Christus. De tal modo que no pierdan su recompensa ante el que todo lo ve. (Cf. Mt 10, 40-42).

FELICITAMOS a:  Mons. Pascual Limachi Ortiz, nombrado por el Papa Francisco, obispo prelado de la Prelatura Territorial de Corocoro (Bolivia); el Rvdo. Guillermo Antonio Cornejo Monzón y Rvdo. Juan José Salaverry Villarreal, OP, nombrados por el Papa Francisco, Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis Metropolitana de Lima (Perú). Les auguramos éxitos en esta nueva labor pastoral, que, por designio de Dios, les fue confiada.   

FIGURA SACERDOTAL: 

Beato Ladislao Bukowinski

Nació en 1904 en Berdichev, ciudad de Polonia y hoy perteneciente a Ucrania. Fue ordenado sacerdote en 1931.
En 1936, en la ciudad de Lucka enseñó catequesis en escuelas y sociología en el Seminario y fue uno de los responsables de Acción Católica en 1938.
Como Bukowinski hablaba bien ruso y tenía capacidades de negociación, el obispo lo nombró párroco de la catedral. Durante un año, desde ese cargo, se esforzó por ayudar a los enfermos y ancianos que sufrían penurias por la guerra y la ocupación, y trataba de consolar y dar fuerzas a los prisioneros polacos que iban siendo deportados, en oleadas, a los campos de Siberia y Kazajstán.
El 22 de agosto de 1940 se convirtió en un prisionero: los bolcheviques le condenaron a una sentencia de 8 meses en un campo de trabajo cercano. Escondió durante estos años numerosos niños judíos de la persecución nazi. Ocultaba también a otros muchos fugitivos y prisioneros de guerra, les distribuía alimentos y los preparaba para los sacramentos.
El 3 de enero de 1945 fue arrestado con los otros curas de la diócesis y su obispo, Adolf Szelazek. La sentencia, luego de ser acusados de ser espías del Vaticano y de realizar “actividades religiosas ilegales”, fue de 10 años en campos de trabajos forzados.
En 1950 llegó a las minas de cobre de Zezkazgan, en Kazajstán. Pero en todos los campos donde estuvo se dedicó a evangelizar a escondidas. Cuando tenía un lecho, lo usaba como altar para celebrar la misa mientras todos aún dormían. Visitaba a los enfermos en la enfermería del gulag, impartía los sacramentos, les hablaba de Dios en varios idiomas.
No se quejaba de los abusos, sólo los describe. Cuenta que una vez los guardias le pegaron un bofetón por ir por la noche a otra barraca a confesar a un joven.
En las casas, a escondidas, bautizaba, confesaba, casaba a polacos, alemanes, grecocatólicos. A las afueras de Karagandá compró una casa y la convirtió en una capilla para polacos. Duró un año: las autoridades la cerraron.
En 1957, cuando llevaba 3 años de libertad, volvieron a detenerlo. Se le acusaba de construir una iglesia y de hacer propaganda religiosa entre niños y jóvenes. Lo liberaron en diciembre de 1961 y volvió a Karagandá, donde siguió evangelizando a escondidas, como había hecho toda la vida.
En 25 de noviembre de 1974 celebró su última misa, recibió la Unción de los Enfermos y fue trasladado al hospital. Murió en Karagandá el 3 de diciembre de 1974. Beatificado el 11 de septiembre de 2016, durante el pontificado de S.S. Francisco.

Interesante

PATRIS CORDE”: UNA CARTA QUE PUEDE APORTAR MUCHO NUESTRO MINISTERIO SACERDOTAL.

El pasado 8 de diciembre de 2020 el Papa Francisco, con motivo del aniversario 150° de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia Católica, por parte de su santidad el beato Pío IX, ha querido compartir con toda la Iglesia algunas reflexiones sobre el “Padre adoptivo” de Jesús a quien considera muy cercano a nuestra condición humana y, por tanto, alguien de quien podemos aprender cómo nuestra vida por sencilla y corriente que sea puede ser en realidad muy significativa.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

TE INVITAMOS PARTICIPAR EN EL BOLETÍN CLERO HOY

Desde el equipo editor del boletín Clero Hoy, te invitamos a que nos compartas, ya sea una experiencia personal de nueva evangelización, Iglesia en salida, Kerigma o experiencia personal de servicio a tus hermanos sacerdotes, para que estas experiencias nos sirvan de motivación en nuestra vida y ministerio, además, de estímulo a nuestro quehacer sacerdotal. Para ello, puedes remitirnos tu historia haciendo clic aquí, llenando los campos allí solicitados.

Ayer, hoy y mañana

En la Iglesia Universal

EL PAPA ALIENTA A REZAR EN CADA MOMENTO PORQUE LA ORACIÓN OBTIENE MILAGROS 

(VATICAN NEWS, 10 de febrero de 2021) Queridos hermanos y hermanas: Reflexionamos hoy sobre la oración en la vida cotidiana. El que reza es como un enamorado: lleva siempre en el corazón a la persona amada, vaya donde vaya. Por eso, podemos rezar en cualquier momento, en los acontecimientos de cada día: en la calle, en la oficina, en el tren; con palabras o en el silencio de nuestro corazón. Incluso un pensamiento aparentemente “profano” puede estar impregnado de oración. El Espíritu del Señor siempre se nos ofrece para que brote el diálogo con Él.
La oración nos va transformando: calma la ira, mantiene el amor, multiplica la alegría, infunde la fuerza de perdonar. En la oración se nos concede la gracia para afrontar cada día con esperanza y valentía, como llamadas de Dios y ocasiones para encontrarnos con Él. Además, la oración nos ayuda a amar a los demás, conscientes de que todos somos pecadores y, al mismo tiempo, amados personalmente por el Señor. Somos seres frágiles, pero sabemos rezar: esta es nuestra mayor dignidad.
Por tanto, recemos por todo y por todos: por nuestros seres queridos, y también por las personas que no conocemos, incluso por nuestros enemigos. Recemos especialmente por los que más sufren a causa del dolor y la enfermedad, de la soledad y la precariedad. Rezando y amando así este mundo, amándolo con compasión y ternura, como Jesús, descubriremos que cada día lleva escondido en sí un fragmento del misterio de Dios.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

LA CUÁDRUPLE CONVERSIÓN: PASTORAL, TEOLÓGICA, ESTRUCTURAL Y ESPIRITUAL

(RELIGIÓN DIGITAL, 26 DE ENERO DE 2021) "A la Iglesia en estos momentos le hacen falta unas conversiones profundas para realzar efectivamente este cambio de paradigma o la iglesia en salida que quiere el Papa Francisco"
"Una Iglesia que sepa estar a la escucha de todas las realidades y personas en las que se ubica; una Iglesia que vaya más a aprender y compartir, que a enseñar y dogmatizar; una Iglesia que sepa descubrir los signos de los tiempos en el mundo actual; una Iglesia donde dominen más la empatía y el diálogo, en lugar de los decretos y leyes"
VER TEXTO COMPLETO: 


DOCUMENTO DE LA PONTIFICIA ACADEMIA PARA LA VIDA: «LA VEJEZ: NUESTRO FUTURO. LA CONDICIÓN DE LOS ANCIANOS DESPUÉS DE LA PANDEMIA» 

(AGENCIA SIC, 9 de febrero de 2021) Acaba de publicarse este martes 9 de febrero el documento de la Pontificia Academia para la Vida: «La vejez: nuestro futuro. La condición de los ancianos después de la pandemia».
La Pontificia Academia para la Vida, de común acuerdo con el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, se ha sentido interpelada a intervenir con una reflexión sobre las lecciones que deben aprenderse de la tragedia de la pandemia, sus consecuencias para el presente y el futuro próximo de nuestras sociedades. 
VER TEXTO COMPLETO: ​

En América Latina

(VIDA NUEVA DIGITAL, 8 de febrero de 2021) La Pontifica Universidad Gregoriana de Roma, a través del Centro de Protección de Niños (CCP por sus siglas en inglés), en colaboración con la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR), ha iniciado este 8 de febrero de 2021 el primer diplomado en español de protección de menores.
La responsable de este diplomado, María Rosaura González Casas, religiosa de Santa Teresa de Jesús, ha explicado a Vida Nueva que el objetivo es “formar a profesionales especialistas, de alto nivel, en este campo para que puedan ser agentes de la prevención en las diócesis como en las conferencias de religiosos de los 24 países de América”, donde tiene presencia la CLAR.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

CEBITEPAL ABRE INSCRIPCIONES PARA NUEVOS DIPLOMADOS 

(CELAM, 9 de febrero de 2021) El Centro Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y El Caribe (CEBITEPAL) del CELAM abre inscripciones para tres nuevos diplomados que inician a partir del mes de marzo de 2021: Itinerario de profundización vocacional para sacerdotes (del 15 de marzo al 26 de noviembre de 2021), Dimensión hermenéutica de la Animación Bíblica de la Pastoral en América Latina y el Caribe (del 1º al 26 de marzo de 2021), y Los jóvenes seminaristas pensándose juntos en su ser y actuar (del 1º al 26 de marzo de 2021). Los tres diplomados se realizarán en modalidad virtual, accesibles para agentes de pastoral, sacerdotes y seminaristas de todo el continente a través de plataformas virtuales.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

MONS. MIGUEL CABREJOS EN EL PRIMER ANIVERSARIO DE ‘QUERIDA AMAZONÍA’: “SE HAN DADO PASOS SIGNIFICATIVOS PARA LLEVAR A LA VIDA LOS SUEÑOS DEL PAPA FRANCISCO”. 

(CELAM, 10 de febrero de 2021) A un año de la publicación de la Exhortación Apostólica Postsinodal ‘Querida Amazonía’, el Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Mons. Miguel Cabrejos Vidarte, pondera la repercusión de los sueños del Papa Francisco en la Iglesia latinoamericana y caribeña.
“Se han dado pasos significativos para llevar a la vida los sueños del Papa Francisco y las propuestas del ‘Documento Final’ del Sínodo”, afirma Mons. Cabrejos en un video-mensaje publicado en el canal de YouTube del CELAM (CelamTV), en el que también reconoce las profundas dificultades y el impacto de la pandemia durante la etapa postsinodal. 
VER TEXTO COMPLETO: 
 

Para nuestra Pastoral

PARA NUESTRA PRÓXIMA HOMILÍA DOMINICAL

MARCOS 1, 40-45 EL PRIMER MISIONERO DE JESÚS: LA CURACIÓN DE UN LEPROSO

Encuentro entre Jesús y el leproso (1,40a) “Se le acerca un leproso…” No sabemos dónde ni cuando sucede este episodio del evangelio. Del fondo de un escenario impreciso emerge el hombre necesitado, es llamado “un leproso”. Para nosotros los lectores se abre entonces otro escenario, cuyo trasfondo en los relatos bíblicos del Antiguo Testamento, nos permite captar la gravedad de la situación: un leproso es una persona triplemente marginada. · Con relación a Dios El leproso considerado “impuro”, o sea, lejos de la comunión con Dios, así lo señala la normativa del libro del Levítico. La causa: la enfermedad era considerada un castigo de Dios. · Con relación al pueblo Por la misma razón anterior, el leproso era apartado de su comunidad de Israel. Siempre debía mantenerse lejos de la gente; si bien sabemos que esto no se aplicaba estrictamente sino para la entrada a la ciudad de Jerusalén. Al leproso se le acababan todas las antiguas relaciones: para su familia, sus amigos y sus conocidos, era una persona muerta. Se le tenía asco. Cuando se aproximaba a un lugar habitado tenía que advertir su presencia con una campanita y decir que era leproso. ¡Qué humillación! · Con relación a sí mismo La autoestima de un leproso debía ser baja: no sólo soporta grandes dolores, sino que nota cómo va perdiendo su integridad física, su belleza. Siente su mal olor sin poder hacer nada. No sólo los otros tienen repugnancia de él, sino también él de sí mismo. El dolor de una persona así no puede ser mayor: el rechazo social, el que se considere que ni siquiera Dios lo ama, el asistir conscientemente a la putrefacción de su cuerpo.

La solicitud de la sanación (1,40b). La súplica del leproso representa un desafío para Jesús y al mismo tiempo muestra qué idea tiene del precedente actuar del Maestro y qué expectativas le ha suscitado. La manera como el leproso implora su sanación contiene todos los elementos de una oración propiamente dicha. Lo hace en forma gestual y en forma verbal, pero expresando en el fondo una gran convicción. (1) El gesto: “Puesto de rodillas” El gesto es de profunda reverencia. (2) Las palabras: “Le dice…” Con las palabras expresa confianza. El leproso usa dos verbos con los cuales apela a: El libre querer, la voluntad, el deseo de Jesús: “Querer”, “Si tú quieres…”. El poder de Jesús, el reconocimiento de su capacidad: “Poder”, “Tú puedes…”.

¿Sobre qué recaen las acciones pedidas a Jesús? Anteriormente en la sinagoga, Jesús había mostrado el poder de su palabra (ver 1,25.27). Ahora se suplica que lo vuelva a hacer en un acto de purificación: “Puedes limpiarme”. A diferencia de los sacerdotes del Templo, quienes declaraban cuándo una persona ya estaba limpia, lo que se le pide a Jesús es la limpieza-curación misma.

Jesús no se contenta con mirar desde lejos la miseria del leproso, sino que se identifica con su realidad y la carga sobre sus hombros a la manera del siervo sufriente de Isaías 53. Ahora bien, notamos en la sanación una entrega total de Jesús mediante un movimiento que se desencadena en lo profundo y se exterioriza en la mano que se extiende hasta alcanzar el contacto físico con el hombre llagado y marginado. Finalmente, lo gestual se vuelve verbal: el poder de la Palabra.

El pasaje termina con una especie de aclamación coral, pero sólo con gestos, que proclama la grandeza de Jesús en la sanación realizada. La predicación se vuelve testimonial y no se restringe a un solo aspecto, ni a un solo lugar ni a pocas personas, sino a “todos”. ¡Este es el ideal de la evangelización! De la experiencia del leproso aprendemos que el Dios de Reino predicado por Jesús es poderoso y que se la juega toda por nosotros. Indudablemente Él es superior a todas las fuerzas y poderes. Ahora bien, cuándo y de qué modo esto suceda, debemos dejarlo determinar por él.

Padre Fidel Oñoro, CJM
Centro Bíblico Pastoral para la América Latina (CEBIPAL) del CELAM
VER TEXTO COMPLETO:
 

PARA COMPARTIR CON NUESTRA COMUNIDAD

  • El texto del levítico nos habla de una legislación religioso-cúltica que por un lado busca proteger la comunidad del contagio de una enfermedad, y por ello, al leproso se le obliga a separarse de la comunidad. Por otra parte, la legislación resalta aquí el aspecto físico, que en sí no es el más importante para ofrecer un culto integro a Dios (Lv 13,1-2.44-46).  Será Jesús quien señalará cual es la verdadera lepra que hace impuro al hombre ante Dios, y, por tanto, sin las debidas disposiciones para ofrecer el verdadero culto.
  • El Apóstol Pablo nos ofrece una definición sin igual de lo que significa el nombre de “cristiano” cuando nos dice: “…hacedlo todo para gloria de Dios”. Precisamente el cristiano es aquel cuya norma central de conducta es “hago todo y solo lo que agrada a Dios” (1Co 10, 31-11,1). Con ello se llega a la verdadera imitación de Cristo quien nos dice: “…Yo hago siempre lo que agrada a mi Padre” (Jn 8,29).
  • Jesús ha venido al mundo a curarnos a todos de la lepra, es decir, de todo aquello que crea una barrera con Dios y no nos permite ofrecerle un culto digno y agradable; de nuestro egoísmo, desidia, superficialidad e indiferencia que nos hace lejanos de nuestro prójimo y nos confina en la más fría y vacía soledad. Pero nosotros estamos llamados por la Palabra a la humildad, al reconocimiento de nuestra enfermedad y a buscar a Jesús con aquella actitud llena de respeto que no exige, sino que suplica “si quieres, puedes limpiarme” (Marcos 1,40-45).
  • La Eucaristía es el gran encuentro con Aquel que puede sanarnos de cualquier lepra. Pero debemos participar de ella con profunda fe y humildad. Ahora, en la eucaristía no pedimos solo por nosotros, sino que también estamos llamados a estar por los otros. Llevar en nuestro corazón e intensión a todos los que necesitan también ser sanados.
  • CEC 1474: vivir en Cristo reúne a todos los creyentes en Él; CEC 1939-1942: la solidaridad humana; CEC 2288-2291: el respeto de la salud.

Para estos días

17 de febrero: miércoles de ceniza.

En estos tiempos tan difíciles para la humanidad, el Papa Francisco ha enviado un mensaje de esperanza, de misericordia y solidaridad en la Cuaresma 2021 que se avecina ya muy pronto.
Te dejamos la carta redactada el 11 de noviembre de 2020 en el día de San Martín de Tours.
Queridos hermanos y hermanas:
Cuando Jesús anuncia a sus discípulos su pasión, muerte y resurrección, para cumplir con la voluntad del Padre, les revela el sentido profundo de su misión y los exhorta a asociarse a ella, para la salvación del mundo.
Recorriendo el camino cuaresmal, que nos conducirá a las celebraciones pascuales, recordemos a Aquel que «se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz» (Flp 2,8). En este tiempo de conversión renovemos nuestra fe, saciemos nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y recibamos con el corazón abierto el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo.
En la noche de Pascua renovaremos las promesas de nuestro Bautismo, para renacer como hombres y mujeres nuevos, gracias a la obra del Espíritu Santo. Sin embargo, el itinerario de la Cuaresma, al igual que todo el camino cristiano, ya está bajo la luz de la Resurrección, que anima los sentimientos, las actitudes y las decisiones de quien desea seguir a Cristo.
El ayuno, la oración y la limosna, tal como los presenta Jesús en su predicación (cf. Mt 6,1-18), son las condiciones y la expresión de nuestra conversión. La vía de la pobreza y de la privación (el ayuno), la mirada y los gestos de amor hacia el hombre herido (la limosna) y el diálogo filial con el Padre (la oración) nos permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante.
VER TEXTO COMPLETO:  

INTENCIÓN MISIONERA

PARA VER EL VIDEO DE LA INTENCIÓN MISIONERA DEL MES DE FEBRERO DE 2021, CLICK AQUÍ