Fraternidad Sacerdotal

Compartimos experiencias, reflexiones y propuestas para fomentar la comunión y ayuda fraterna entre los Pastores.

Pasos para fortalecer la comunión y la ayuda fraternas

La comunión fraterna es un don de Dios y una tarea para todos. Dios Amor nos ayuda a vivir y a crecer como hermanos. Con El podemos dar los ocho pasos decisivos para construir la comunión fraterna entre Pastores, como nos lo propone el evangelio y la doctrina de la Iglesia (Cf espiritualidad de comunión, NMI 43).

  1. El primer paso, el fundamento de la fraternidad, es “dejarse amar” de Dios Amor. El nos ama primero y hasta el extremo, nos llena de su amor y nos envía a amar al prójimo. Encuentro a Dios conmigo. Abro el corazón al amor de Dios. Le agradezco su amor. Me comprometo a amarlo con todo. Para conocer y amar a mi hermano, necesito primero encontrarme con Dios y llenarme de su amor.