Nuestra Espiritualidad

Compartimos experiencias, reflexiones y recursos para vivir nuestra espiritualidad propia de Obispos, Presbíteros y Diáconos diocesanos

 

Hacia una vivencia plena del Sacerdocio Diocesano desde sus homilías y cartas a los sacerdotes

Padre, Edwin Carreño Carreño

 

MOTIVACIÓN: Nuestra investigación pretende presentar y confirmar algunas líneas de espiritualidad sacerdotal diocesana que puedan servir como refuerzo y apoyo para los sacerdotes. Esto, de un modo especial, en la sociedad postmoderna en la que tenemos que hacer frente a las más variadas e imprevisibles situaciones. Esta realidad nos invita a una mayor profundización de la identidad e imagen del sacerdote diocesano del siglo XXI. Su Santidad Juan Pablo II no dejó de proclamar el llamado a la santidad en este tiempo, donde cada vez se viven menos los valores morales y espirituales; en una sociedad lacerada por luchas y discordias, donde el amor hacia Dios y hacia el prójimo debería ser lo más importante de la vida.

PROPUESTA: Pero el gran desafío es: ¿Cómo vivir auténticamente el ministerio sacerdotal, para hacer del Evangelio una vocación de vida? Pregunta inquietante, que nos invita a profundizar cada vez más en la vida espiritual de los sacerdotes diocesanos y la vivencia del estilo de vida que Jesucristo nos propone como ideal, para nuestra plenitud y salvación personal y del Pueblo de Dios. También nosotros, nos la hemos planteado y ésta es una de las primeras razones por la que nuestro estudio nos parece relevante, pues nos ha dado la oportunidad de profundizar en el pensamiento y doctrina del Papa Juan Pablo II como nuestro ejemplo y motivación, y poder fundamentar de este modo nuestras convicciones más profundas.

TESTIMONIO: Creemos que en el testimonio del Pontífice encontramos el ejemplo y enseñanza para seguir adelante y vivir con entusiasmo el ministerio sacerdotal, así como vivir en plenitud los consejos evangélicos. Su testimonio nos invita a estar dispuestos para asumir lo novedoso, sin miedo, sin glosas ni componendas; a trabajar incansablemente por robustecer la fe, de tal manera que ni las dificultades o contrariedades de la vida puedan hacernos retroceder ni renunciar.

Por otra parte con su reciente beatificación, Juan Pablo II se presenta como un modelo oficial de la Iglesia para la vida diocesana.

SÍNTESIS: La investigación consta de cuatro partes y cada una de ellas ha sido dividida en capítulos.